La Cegua

Son mujeres que practican la brujería, llenas de resentimiento por haber sufrido decepciones amorosas o unidas a hombres con muchas mujeres (tunantes). Bajo la oscuridad, se reúnen en lugares apartados para invocar a Satanás. Allí, realizan un ritual para echar el alma por la boca, la que queda depositada en un guacal que siempre portan y al concluir el ritual, las mujeres quedan convertidas en ceguas.
Las ceguas se visten con hojas de guarumo, de cabellera larga y con los dientes cubiertos con cáscaras de plátano que convierte su voz en hueca y tenebrosa. Se comunican mediante silbidos y se trasladan a una velocidad asombrosa, al parecer, volando.
Persiguen a los tunantes y los castigan con golpes, aruños, pellizcos, haladas de pelo… provocando distintas reacciones en cada víctima, pero en general la persona queda sin sentido, por eso es que cuando una persona es de características lentas, tonta, se le dice popularmente que está jugando de cegua.
Las ceguas, pueden ser atrapadas regando granos de mostaza por la noche, por donde estas pasan.

Ilustración: Nacho R.S

Anuncios