El enano cabezón

Este personaje forma parte del equipo que acompaña a la altiva y bellísima Gigantona. El revive al indio, del mestizo subvalorado y sometido frente a la creada e impuesta superioridad del colonizador. La relación del Enano y la gigantona es un reflejo de la reciente y más tarde encarnizada lucha entre las distintas clases sociales. Mediante las coplas, el enanito pone en evidencia su sufrir ante el gran amor que esta bella y hermosa mujer ha despertado. Por otro lado recita también su mala suerte, más bien su frustración ante el rechazo que recibe de esta mujer ideal.

También ahí la interpretación patriota de que orgullosamente el Enano, representa a un indio pequeño de tamaño y por lo grande de su cabeza, representa la inteligencia del hombre Nicaragüense.

 

Como los Gigantes, su origen proviene de la época de la colonización. Su papel era el de acompañar a los “Gegants” y solían ser utilizado por niños o jóvenes que no podían hacer bailar las pasadas estructuras de los Gigantes.

Su aparición es datada en la Edad Media, y su primera referencia histórica aparece en el siglo XIVII en Reus y más tarde ya en el siglo XIX aparece las referencias históricas del famoso y popular Lligamosques d´Olot.

Anuncios